logo smalldev
smalldev informe digital
Tu presencia digital
Forma línea

BLOG

Identidad Corporativa: qué es y cómo crearla

Hay un paso fundamental a la hora de crear un negocio, ya sea online o tradicional, y es diseñar bien tu identidad corporativa. Para ello, debes tener claro qué es y, de esta manera, te será mucho más clara definirla.
Mª Carmen Fernández

Mª Carmen Fernández

Hay un paso fundamental a la hora de crear un negocio, ya sea online o tradicional, y es diseñar bien tu identidad corporativa. Para ello, debes tener claro qué es y, de esta manera, te será mucho más clara definirla. Porque la identidad corporativa es mucho más que un logotipo, unos colores o una tipografía. Es un conjunto de todo aquello que define a una empresa. Sigue leyendo, ¡porque te lo vamos a contar todo sobre ella!

identidad corporativa

Qué es la identidad corporativa de una empresa

Las personas tenemos una personalidad, algo que nos distingue del resto. La forma en la que nos comunicamos, tanto de forma verbal como no verbal, es algo que nos individualiza. La identidad corporativa de una compañía es básicamente esto: es cómo el público identifica a la empresa, cómo la diferencia de las demás.

Va mucho más allá del nombre que escojamos para nuestra empresa, o de los colores que nos identifiquen, pero a la vez engloba todo esto y mucho más. También abarca, por ejemplo, los valores que buscamos que nuestra entidad represente. Es más, esto es una parte fundamental de la identidad corporativa, puesto que puede hacer que nuestro público objetivo se decante por nosotros. Pongamos un ejemplo: si nuestra empresa cuida el medioambiente y trabaja de forma consciente para buscar el menor impacto ecológico, esto acaba formando también parte de nuestra identidad. Y si sabemos cómo transmitir esto, puede ser una baza a nuestro favor. Es, de esta manera, parte de nuestro marketing.

Por hacer un breve resumen, podríamos señalar que lo que forma parte de una identidad corporativa es un conjunto de características, creencias e incluso valores que nos definen como compañía. Y, por supuesto, también todos esos elementos que nos diferencian a nivel visual, esa parte más física. Como nuestros colores, nuestro logotipo y la tipografía que escojamos, entre otros detalles. Por último, no hemos de olvidar tampoco nuestra comunicación corporativa, puesto que es vital. Esta comunicación incluye tanto el cómo nos relacionamos dentro de la empresa, los anuncios o patrocionios que tenemos y qué información aparece de nosotros en los medios de comunicación. E incluso cómo nos comunicamos con nuestros inversores.

Todo esto acaba por formar una unidad, y es eso lo que nos diferencia de los demás, lo que nos hace únicos. ¡Y es muy importante tener una identidad corporativa marcada!

Tipos de identidad corporativa

Como hemos señalado, la identidad corporativa es una especie de sumatorio de todas las maneras en las que una empresa se comunica. Hay múltiples formas de expresarla, así como diferentes tipos de identidad corporativa. ¡Y vamos a verlos a continuación!

identidad corporativa

En primer lugar, podemos hablar de una identidad monolítica. Esta recibe este nombre cuando la compañía usa siempre el mismo estilo visual en todas sus formas de manifestarse. Es decir, que te permite reconocer de forma muy rápida a la empresa por su logo, sus colores, su tipografía y su mensaje. Es una comunicación muy homogénea, y si tiene otras empresas por debajo, estas quedan siempre reunidas bajo la misma identidad corporativa. Esto suele darse sobre todo con empresas que lideran su sector, y que se enfocan mucho en la calidad de sus productos. Por ejemplo, Samsung tendría una identidad monolítica.

Por otra parte, podríamos hablar de una identidad de respaldo. En este caso, todas las compañías que forman parte de una misma organización tienen sus nombres y apellidos, por así decirlo. Pero estas se encuentran siempre respaldadas por la empresa matriz. Si bien es cierto que cada firma tiene su logotipo, sus colores, su identidad visual, la marca paraguas está presente.

Por último, hemos de hablar de la identidad de marca. En este caso, la empresa que sirve como eje para todas las demás no tiene presencia ninguna. La idea es que cada una de las compañías tenga su propia personalidad, independiente del resto y con unos elementos muy característicos.

Ejemplos de los tipos de identidad

Para hacer todo esto mucho más visual, vamos a poner ejemplos para cada tipo de identidad corporativa. ¡Seguro que así es mucho más fácil de comprender!

La identidad monolítica es fácil de comprender y de entender, puesto que estamos hablando de la más conocida entre las grandes empresas. Apple es un buen ejemplo de ello. Es una marca fácil de reconocer, que ha conseguido que una simple manzana mordida ya nos recuerde a todos sus productos. Además, tiene unos valores muy marcados, un estilo minimalista y unos colores que todos asociamos a ella.

En el caso de la identidad de respaldo o respaldada, L’Oréal es una de las empresas más claras. Bajo esta firma paraguas se engloban una gran cantidad de empresas que cuentan con su logo, su nombre y sus colores característicos. Cada una de ellas va enfocada a un público diferente y tiene unos valores dispares. Por ejemplo, Maybelline New York se enfoca a un sector más económico, mientras que Yves Saint Laurent tiene productos considerados de lujo. Y ambas son de la misma empresa matriz.

Por último, podemos hablar de Unilever como ejemplo perfecto de una empresa que tiene identidad de marca. Esta compañía cuenta con multitud de pequeñas empresas que se dedican cada una a un sector totalmente diferente. Por ejemplo, encontramos Mimosín, que busca el cuidado del hogar; pero también TRESemmé, Rexona o Dove, que buscan el cuidado corporal. A su vez, cuentan con compañías que trabajan con el tema de la alimentación, como Frigo, Maizena o Knorr. ¡Y la famosa firma de helados Ben & Jerry’s también es suya! Al dedicarse a labores tan diferentes, apuesta por hacer de cada marca algo totalmente separado.

Errores comunes en la identidad corporativa

  • Falta de Consistencia: La falta de coherencia en el uso de elementos de identidad corporativa, como el logotipo, los colores o la tipografía, puede confundir a los clientes y debilitar la marca.
  • Cambios Frecuentes: Realizar cambios significativos en la identidad corporativa con demasiada frecuencia puede generar confusión y erosionar la confianza de los clientes en la marca.
  • No Conocer a la Audiencia: No comprender completamente a la audiencia objetivo puede llevar a una identidad corporativa que no resuena con los clientes potenciales.
  • Diseño Pobre del Logotipo: Un logotipo mal diseñado o poco profesional puede dar una impresión negativa de la marca y dificultar el reconocimiento.
  • Copiar a la Competencia: Tratar de imitar la identidad corporativa de la competencia en lugar de ser auténtico y único puede hacer que la marca se confunda con otras.
  • Falta de Flexibilidad: Una identidad corporativa excesivamente rígida puede ser problemática cuando la marca necesita adaptarse a nuevas tendencias o audiencias.
  • No Evolucionar con el Tiempo: No actualizar la identidad corporativa a lo largo del tiempo puede hacer que la marca parezca anticuada o fuera de sintonía con las tendencias actuales.
  • No Comunicar Valores: La identidad corporativa debe reflejar los valores y la cultura de la empresa. No hacerlo puede llevar a una falta de conexión emocional con los clientes.
  • No Contar una Historia: No aprovechar la identidad corporativa para contar la historia de la empresa y su misión puede perder la oportunidad de crear un vínculo más profundo con los clientes.
  • Ignorar la Experiencia del Cliente: No considerar cómo la identidad corporativa se traduce en la experiencia del cliente, desde el sitio web hasta la interacción en tiendas físicas, puede afectar negativamente la percepción de la marca.
  • No Incluir a los Empleados: No involucrar a los empleados en la comprensión y promoción de la identidad corporativa puede llevar a una falta de cohesión y compromiso con la marca.
  • No Medir el Impacto: No realizar un seguimiento de cómo la identidad corporativa afecta a las métricas clave de la empresa, como el reconocimiento de la marca o la lealtad del cliente, puede hacer que sea difícil evaluar su efectividad.

Diferencia entre identidad de marca e identidad corporativa

En ocasiones, podemos llegar a confundir dos conceptos que no tienen mucho que ver, aunque se encuentren enlazados. Estamos hablando de la identidad de marca y de la identidad corporativa, que a veces se utilizan como si de sinónimos se tratara. Pero hay una diferencia clara entre estos conceptos, como vamos a ver a continuación.

Ya sabemos lo que es la identidad corporativa, y es cómo la empresa se ve a sí misma y lo que busca transmitir a quienes la ven. Podríamos casi denominarlo como su autoconcepto. Esta acaba por dar lugar a una imagen corporativa, que es lo que finalmente el público percibe de nosotros, el mensaje final que le llega. Si hacemos un buen trabajo, la identidad que hemos creado acabará por confluir con la imagen que el público se forma en su cabeza. Y, para ello, no hay nada como contar con expertos que sepan cómo realizar su trabajo.

Por otra parte, la identidad de marca hace referencia a todos estos conceptos, pero de un producto específico. Es decir, de una parte concreta de la compañía.

Cómo crear una identidad corporativa

Crear una identidad corporativa no es algo rápido, no es un trabajo que puedas realizar en dos días. Requiere un tiempo, un trabajo y una dedicación, así como mucha investigación. Porque cuenta con multitud de elementos, como la historia en sí de la marca, la identidad visual, los valores, la forma de comunicación tanto externa como interna… Y todo esto debe ser coherente entre sí. Y, por supuesto, debe identificarnos y señalarnos frente a los demás.

La historia de la empresa en sí es personal, y debe guardar relación en todo momento con el discurso que queremos transmitir. Dentro de esta, englobamos nuestras motivaciones, qué nos diferencia de las demás empresas, cómo surgimos de la nada. Es una parte vital del mensaje en sí.

Tras esto, es muy importante apostar por una identidad visual que engarce a la perfección con esta historia. No es una labor sencilla, puesto que hemos de incluir un logotipo, una paleta de colores que encaje con este logotipo y una tipografía que también tenga una armonía.

Lo mejor a la hora de crear una identidad corporativa es contar con expertos, como ya hemos señalado. Porque así conseguiremos que el público nos vea de la manera exacta en la que nosotros queremos. Y eso hará que nuestra identidad corporativa y nuestra imagen corporativa acaben por ser lo mismo.

Conclusiones

En definitiva, la identidad corporativa es el corazón latente de tu negocio, una representación visual y emocional de tus valores y objetivos. Al invertir tiempo y esfuerzo en diseñar una identidad sólida, estás sentando las bases para construir una relación duradera y significativa con tu audiencia.

Recuerda, tu identidad corporativa es más que un simple conjunto de elementos visuales; es una historia que contar, una impresión que dejar y una promesa que cumplir. Con cada interacción, estarás comunicando quién eres y qué representas. Así que, al emprender este viaje de diseño y desarrollo de identidad corporativa, prepárate para abrir puertas a nuevas oportunidades, conexiones y reconocimiento.

Si necesitas que creemos la identidad corporativa de tu marca, contacta con SmallDev.

COMPARTE

Forma línea

BLOGS

Te puede interesar

Ilustración cómo crear una marca

Cómo crear una Marca. Guía completa

Pocas cosas hay más importantes para una empresa como el hecho de crear su propia marca. Es crucial, puesto que tener una personalidad bien definida y mantener una coherencia puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Mas sabemos que puede ser un tema complejo, especialmente para quien no esté familiarizado con estas estrategias de branding. Y es por eso por lo que hemos diseñado esta guía, que te servirá de orientación a lo largo de todo tu proceso. Sigue leyendo y descubre cómo crear tu marca paso a paso.  

Ilustración diferencias entre ERP y CRM

Diferencias entre ERP y CRM

Dentro del mundo empresarial, hay dos puntos que son claves cuando se busca conseguir el éxito: la eficiencia y la gestión de todos los recursos que se tienen. Y es dentro de este contexto que encontramos dos herramientas tecnológicas que son cruciales. Estamos hablando de los sistemas de planificación de recursos empresariales, conocidos como ERP, y la gestión de las relaciones con el cliente o CRM. Y, para saber sacarles el máximo partido a ambos, es vital conocer las diferencias que existen entre ellos, así como sus usos. ¡Sigue leyendo, porque te lo vamos a contar todo! 

Ilustración de Odoo Community y Odoo Enterprise

Odoo Enterprise vs Community. Comparativa entre ambas opciones

Odoo se ha convertido en una de las mejores alternativas para las empresas cuando buscan un sistema de gestión completo. Este software te permite usar una gran cantidad de aplicaciones diferentes, todas ellas integradas entre sí, y con funciones muy dispares: contabilidad, recursos humanos, gestión de inventario, marketing… Sin embargo, hay algo que hace dudar a muchos usuarios, y es que hay dos versiones diferentes: Enterprise y Community. Hoy vamos a explorar cuáles son las diferencias que hay entre ambas, y vamos a comparar sus funciones. ¡No te lo pierdas! 

¿Quieres conocer
tu presencia digital
tomando un café?

Déjanos tus datos y te realizamos un informe de presencia la presencia digital de tu empresa analizando + de 100 puntos.

¿Quieres conocer
tu presencia digital
tomando un café?

Déjanos tus datos y te realizamos un informe de presencia la presencia digital de tu empresa analizando + de 100 puntos.